Fútbol

Otro día más, os dejamos la crónica de los partidos de fútbol de nuestros equipos de fútbol. Este fin de semana nos deja sensaciones muy positivas a la mayoría de nuestros equipos, aunque tanto el aficionado ‘B’ como el alevín ‘B’ no tuvieron partidos debido a la suspensión de los mismos por causas ajenas…

 

La victoria del aficionado ‘A’, sobre el Grupo Cero, trajo algunas buenas noticias; la principal la vuelta a disputar un partido oficial de Álvaro Aguado, tras un año en dique seco, por una lesión de rodilla; regreso además con un importante gol, pues logró el que suponía el empate. La segunda buena noticia fue que, por segunda semana consecutiva, la perseverancia del equipo permitió remontar un partido; que ya en el minuto 3 se ponía cuesta arriba con un gol rival surgido de la casualidad y una mala posición defensiva. La tercera buena noticia es la demostración de la profundidad de plantilla que tenemos, pues ante la ausencia de jugadores cuatro jugadores de los más habituales y la lesión de otro a los 20 minutos, el equipo respondió con fortaleza, sin echar de menos a nadie.

Pero como todo tiene su revés, también hubo alguna noticia negativa, fundamentalmente nuestra falta de paciencia. Decía Tolstoy que “los dos guerreros más poderosos son la paciencia y el tiempo”; cuestión trascendente en fútbol, donde si a estos dos factores le sumamos el espacio, tenemos la santísima trinidad. Un equipo con un estilo tan reconocible como el nuestro, debe ser consciente que para ese estilo la paciencia es un aspecto fundamental; no solo hay que tener paciencia en el inicio de juego, que no se tuvo; sino facilitar un inicio paciente no precipitando los demarques. De esto careció el equipo, sobre todo en la segunda parte, provocado por la ansiedad de un resultado en contra y el posicionamiento del rival que quizá facilitaba la precipitación y nosotros no supimos leer con corrección.

El partido se iniciaba con gol en contra sin merecerlo, pero cuya consecuencia fue un rival que nos permitía jugar, atrincherado en su zona defensiva y preparado para las contras. Si bien a ratos hacíamos nuestro juego, la mayor parte del tiempo, hacíamos el partido que mejor iba al rival, estrellando nuestros balones largos contra su férrea defensa. La segunda parte comenzó de igual forma; un rival con el resultado a favor y las ideas claras, mientras nosotros confundíamos peligro con prisa. Creíamos que por atacar rápido íbamos a generar más peligro, mientras la realidad es que cuando más madurábamos nuestro ataque más peligro creamos. Y así vino el primer gol, en una jugada que la resolución tuvo su fortuna, pero que su concepción surgía de nuestro estilo. Igual que el segundo gol, cuando el partido agonizaba, donde tanto el inicio como el final de la jugada, esta vez sin fortuna alguna, se generaba en nuestra concepción del fútbol; magnífica jugada colectiva que Sergio Parejo convertía en el definitivo 2-1.

 

 

Partido equilibrado de nuestro cadete de principio a fin ante un rival como el Racing Villaverde ‘B’. Empezamos muy bien como casi todos los partidos y rápidamente nos pusimos por delante en el marcador, pero esta vez sí, mantuvimos una regularidad todo el encuentro que nos permitió lucharlo hasta el final a pesar de no sacar puntos y perderlo por 3-2. Defensivamente líneas juntas y muy bien colocados y ofensivamente el mejor partido de la temporada, siempre con opciones de pase y con las ideas muy claras. En definitiva, hay que seguir por esta línea.

 

Buenas noticias para nuestro infantil que ha conseguido su primera victoria en liga. El trabajo y esfuerzo realizado desde principio de temporada, combinado con un cambio de actitud y ganas a la hora de disputar el partido, hicieron que obtuviéramos está gran imagen mostrada que ha dado sus frutos en forma de victoria.

El encuentro tuvo lugar ante el A.D Villaverde Bajo ‘B’, equipo de primer año, que viendo la clasificación, lo podemos categorizar como no de nuestros rivales directos. Nuestros chicos salieron al partido muy motivados, los primeros cinco minutos fueron de total dominio nuestro, pero dos malas decisiones y algo de infortuna hicieron que el rival se pusiera 2-0 en el marcador antes del minuto 15. Esto no nos hizo bajar los brazos, sabíamos que estábamos haciendo las cosas bien y que las ocasiones estaban llegando.
Acortamos ventajas en un buen contraataque finalizado a la perfección por Andrés, que empató el partido minutos después en una jugada calcada al primer gol. El Sanvi dominaba claramente el partido y justo antes del descanso gracias a nuestra continuidad y ganas por remontarlo, nos pusimos por delante en el marcador, de nuevo con gol de nuestro delantero Andrés en un robo de “pillo”.

Tras el descanso, nuestros jugadores sabían que había que afrontar la segunda parte con la misma intensidad que la primera para poder
llevarnos el partido. Salimos bien, pero pronto empezamos a notar el cansancio y el rival lo aprovechó. Ahora nos tocaba estar juntitos atrás, sufriendo e intentar aprovechar la velocidad que tenemos en la delantera y el aire fresco de los cambios. Llegamos a los últimos 15 minutos de partido y el rival estaba haciendo méritos para empatar el partido, pero nuestros chicos supieron aguantar bien el chaparrón local e incluso a pocos minutos del pitido final nos volvimos a adelantar en otro contraataque en el que nuestro delantero ejecutó su póker personal, poniendo el 2-4 final.

Gran partido de nuestros chicos que sirve para dar confianza al equipo y saber que, si se entrena bien y se juega dando el 100%, el equipo va a poder competir todos los partidos. Enhorabuena por el esfuerzo y la imagen dada.

 

 

Existe una máxima en el fútbol, y en la vida en general, que dice: “Quién perdona, lo acaba pagando”. Esta frase resume a la perfección el partido del sábado del alevín ‘A’. Nos presentábamos una vez más a las 9 de la mañana en el Cotorruelo (ya va siendo costumbre este horario). Seguimos la rutina de siempre: música mientras nos enfundábamos la elástica amarilla, asimilación de los aspectos importantes para el partido y lavado de cara antes de salir a calentar. El partido comenzó como suele ser habitual en este equipo, con dominio de balón amarillo y creando numerosas ocasiones, las cuales desembocaban en otros tantos saques de esquina. Sin embargo, en una contra del rival, el Base Villaverde, un despiste defensivo en el que dejamos la “espalda” descubierta, su delantero lo aprovechó para establecer el 1-0 en el marcador en la primera ocasión de peligro del equipo rival. Los chicos no bajaron los brazos y lo siguieron intentando, pero la puntería y, en ocasiones la fortuna, no estaban de nuestro lado.

El descanso, una vez más, nos volvió a servir para reafirmar nuestra idea de juego y confiar en que, creando el mismo número de ocasiones que en la primera mitad, los goles llegarían.  Pero a pesar de seguir con el huracán ofensivo amarillo, por más que llegábamos a su portería, el balón no quería entrar, unas veces por la gran actuación del portero rival y otras por la mala ejecución en el remate. Por lo tanto, la única forma que teníamos de empatar el partido era un “regalo” rival, y así fue, en un centro desde la banda derecha, su defensa metió el pie e introdujo el balón en su propia portería. 1-1 y aún quedaban más de 10 minutos para buscar la victoria. Pero el destino es caprichoso, y quizás estaba escrito que el alevín ‘A’ no se iba hacer con los 3 puntos aquella mañana del sábado. Así, en otro error defensivo, cometimos un penalti “tonto”, que el equipo rival no supo aprovechar. En definitiva, sabor agridulce por este empate, ya que tuvimos infinitas ocasiones para hacernos con la victoria, pero que también pudimos perder en los minutos finales si el rival hubiese materializado la pena máxima. Este partido nos tiene que servir para aprender de cara al futuro: hay que aprovechar las numerosas ocasiones que originamos, porque al final, en el fútbol, lo que cuentan son los goles. La próxima semana el alevín ‘A’ tiene jornada de descanso liguera, pero seguiremos entrenando duro para corregir los errores y volver a la senda de la victoria.

 

Nuestros chicos del benjamín empezaron el partido muy bien plantados, colocados moviéndose muy bien. Apretamos bien al rival, el San Fermín ‘B’ y estuvimos jugando en su campo hasta conseguir el primer gol. Luego bajamos el ritmo y el contrario apretó más. Nos mantuvimos bien en defensa y haciendo buenos contragolpes, pero no fue suficiente para conseguir marcar. En cambio, ellos, siguieron insistiendo en nuestra portería y poco a poco nos conseguían sacar del partido hasta obtener su premio en forma de goles, uno tras otro, así hasta el 1-5 final. Tenemos que seguir trabajando en los entrenamientos para seguir mejorando cada vez más. Somos amarillos.

 

 

Nuestros dos equipos prebenjamines no disputaron competición oficial debido a la jornada de descanso liguero. Pero, afortunadamente para nosotros, tenemos un bonito campo de fútbol situado en la montaña del cole que nos permite, en días como estos, invitar a equipos a disputar triangulares como el del otro día y llenar el sábado de esa preciosa aroma que tiene el fútbol. Las cosas marcharon bien, los chicos siguen en la senda de trabajo y aprendizaje y cada día se les ve un poquito más enamorados del fútbol. Se agradece la pasión que le ponen al jugar y, ver como ellos aprovechan y disfrutan en el campo, hace que todo esto tenga más sentido para todos nosotros. Es así como queremos seguir, esta semana vuelve la competición y les deseamos suerte a ambos equipos. ¡A seguir así!

 

 

Este pasado viernes nuestros chupetines se enfrentaban a un rival de un año más, el Villaverde Bajo. Como ya sabemos, a esta edad, la diferencia de edad puede ser determinante entre los equipos por lo que el resultado carecía de valor para nosotros. Este equipo sale al campo a divertirse y en cada entrenamiento así se demuestra. Poco a poco los chicos van conociendo más a sus compañeros y dando forma a la piña que algún día será un gran equipo de fútbol. Por ahora, paso a paso, iremos aprendiendo conceptos de fútbol que aún se nos escapan: saques de banda, córners, paredes, etc… Pero nuestro principal objetivo es disfrutar y aprender divirtiéndonos. Dentro de esta dinámica cada día de entrenamiento se nos presenta como un reto que los jugadores están afrontando con ganas y motivación por lo que, aunque el otro día se perdió 6-0 tenemos verdaderas razones para estar contentos. ¡A seguir así!

 

Y esto es todo. Una vez más, dar las gracias a todos aquellos que se acercaron a animar a nuestros equipos ahora que empieza a asomar el frío por los campos de Madrid. Esperamos que sigáis acercándose y os prometemos ir mejorando cada día un poco más. ¡Gracias!

 

#SomosAmarillos

 

 

Nueva jornada de competición con, ahora sí, todos nuestros equipos en marcha. Los estrenos de los chupetines y los prebenjamines dejan muy buenas sensaciones y, además, el nivel de los entrenamientos cada vez es mejor así que, ¡sigamos jugando!

 

 

 

 

 

Edgar Allan Poe, decía que: “Tal vez sea la propia simplicidad del asunto lo que nos conduce al error”; pero el fútbol es un deporte que a veces juegas muy bien pero no logras gol; y en otras los goles llegan aún en ausencia del juego. Efectivamente el gol, objetivo final del juego, no siempre se obtiene como resultado del buen fútbol, o tras un domino escandaloso, o por muchas ocasiones que tengas; no es una regla de tres. Esto fue lo que ocurrió este domingo en el enfrentamiento del aficionado ‘A’ contra la AAVV Orcasitas, donde en una primera mitad primorosa, con un juego combinativo excelente, que permitía obtener claras ocasiones de gol, pero que se resistía. Mientras en la segunda parte, con un fútbol más enrevesado, con más choque y disputa, y donde perdimos el dominio del juego, perdiendo la posición en campo que nos daba una ventaja sobre el rival llegaron los goles. El primero de ellos, en un pase en profundidad de Diego a Mario López, que le dejaba en un mano a mano frente al portero, levantando el balón sobre su salida, logrando así el primer gol; premio al esfuerzo de Mario, que veía recompensado con un gol, su insistencia e intensidad. En breve el rival nos empataba con un gol consecuencia de una mala defensa del balón parado; falta que saca el rival y en la segunda jugada empatan.

 

Tras el empate el rival se vio espoleado por esta coyuntura, y nuestra perdida de posición en el campo, les permitía llegar con más facilidad; tras esos minutos de asunción del gol, el equipo retomó el dominio del juego, si bien con menos brillantez que en la primera parte, para en una falta lateral botada por César con mucha intención, Diego remataba el 1-2 final en el minuto 92.

 

Empezamos con una paradoja, y acabamos como señalaba Nietzsche que: “A lomos de todas las paradojas se cabalga hacia todas las verdades”; si bien el fútbol es sencillo en su práctica es complejo en su desarrollo; de ahí quizá que sea un juego universal, que cualquiera puede practicar, pero que es muy difícil dominar.

 

 

 

 

 

 

 

 

Decía Jean de La Fontaine que: “Cualquier poder, si no se basa en la unión, es débil”, esto se vio reflejado en el partido de nuestros chicos del aficionado ‘B’ en la mañana del domingo, tal vez, la posición en la tabla clasificatoria nos nuble la vista y no nos deje ver la realidad de lo que somos, pero si no sabemos lo que somos, no somos humildes, no somos constantes… no seremos un equipo. La grandeza de cualquier equipo se basa en la unidad, en el milimétrico engranaje de las 11 piezas que salen al césped, las batallas individuales, suelen condenar al conjunto, y así desde el primer minuto de partido se vio que no era el día de la palabra EQUIPO, en parte por un menosprecio del rival, el Pasillo Verde, el cual nos superó en todas las facetas del juego, en parte por nuestra desidia y al final por nuestra manía de encontrar rivales ajenos sin mirarnos el ombligo, a pesar de que el partido se decidió en los últimos 20 minutos, ya que en el minuto 70 el resultado era de empate a 2, siempre fuimos a remolque en el juego, fruto de nuestra inoperancia sin balón y nuestro nerviosismo con este, el final del partido, propio de cualquier Sainete de Arniches reflejó un 2-6 doloroso, se puede perder, pero la imagen de los últimos minutos no es tolerable.

 

No es hora de replantearse nada, es hora de plantearse como, a pesar del descalabro, seguimos en segunda posición, como hemos llegado a esa posición, trabajar con más ganas, ser más humildes, y pensar que cualquier equipo sin intensidad es el más mediocre del mundo, un accidente lo tiene todo el mundo, pero debe ser solo eso, una mala mañana que también tenemos derecho a tener.

 

No tenemos mayor obligación que aprender y competir, nadie nos obliga a ascender… así que debemos seguir trabajando para aprender.

 

Ánimo a todos y pensar que el domingo tenemos la oportunidad de volver a sonreír…

 

 

 

Salió el cadete San Viatoriano muy bien colocado y con las ideas muy claras ante el S.A.D Villaverde San Andrés ‘B’. Esto se fue manteniendo durante el transcurso de la primera mitad llegando a generar varias ocasiones. Una de ellas fue materializada y conseguimos irnos 1-0 al vestuario. 

 

En la segunda mitad el cansancio fue apareciendo y con ello el desorden general del equipo que acusó dicha circunstancia encajando dos goles en pocos minutos situándose por debajo en el marcador. Sin embargo, cuando peor pintaban las cosas, los chicos volvieron a sacar el orgullo para empatar el partido. Si bien parecía que se había conseguido lo más difícil y que el equipo había cogido un segundo aire, fue en los minutos finales cuando recibimos el 2-3. Golpe muy duro del que ya no pudimos levantarnos a pesar de intentarlo hasta el final. 

 

Sin duda temporada para aprender y seguir progresando. Grupo con mucho margen de mejora.

 

 

 

De nuevo, otra crónica de nuestro infantil que hubiésemos preferido escribir de otra manera, pero esto es lo que hay y es lo que sucedió el pasado sábado frente al Unión Zona Norte ‘C’. Salimos con miedo, un miedo más asociado al balón que al propio rival, algo que es totalmente raro en jugadores de fútbol. En el ADN de cualquier jugador va implícito tener la pelota, o eso pensamos nosotros. Cuando los jugadores (o por lo menos la mayoría de ellos), pierden el miedo a tener el balón, esto es, controlar y dominarlo, en el minuto 50 cuando el resultado es de 7-0, entonces, tenemos un problema. Un problema que va más allá de la aptitud de los futbolistas, en realidad, los jugadores de esta plantilla tienen técnica de sobra como para empezar a competir partidos. Un problema que radica en la actitud, la intensidad y la mentalidad y que, sea como sea, tenemos que solucionar. Por lo tanto, lejos de quedarnos en la crítica, debemos proponer soluciones. Soluciones que pasan por dejar de diferenciarnos en un grupo de primer año y otro de segundo. Soluciones que pasan por colaborar entre todos en los entrenamientos para que el de al lado sea mejor. Soluciones que pasan por hacer caso de lo que se dice en la caseta y no hacer la guerra luego cada uno por su cuenta. Soluciones que pasan por tener personalidad en el campo. Soluciones que pasan por quitarnos el miedo a fallar ya que fallar es algo tan humano como respirar y aquí estamos para aprender. Soluciones que pasan por dejar la soberbia de lado y empezar a trabajar con humildad y modestia. En fin, soluciones que nos tienen que hacer cambiar el chip y poco a poco ir consiguiendo cada una de las letras de la palabra equipo: E – Q – U – I – P – O. Por último, dar ánimos y paciencia a Jorge Vadillo, que en el minuto 8 del partido recaía de su lesión en el brazo y no podrá estar con nosotros en un tiempo, lo importante ahora es curarse bien.

 

 

Otro sábado más, el alevín ‘A’ madrugaba para disputar su tercer encuentro de Liga frente al Madrid Río ‘A’. Veníamos de realizar un muy buen partido el fin de semana anterior, en el que estuvimos muy sólidos defensivamente todo el encuentro. Sin embargo, y debido a las diversas festividades, el equipo solo pudo entrenar un día a lo largo de toda la semana; lo que no fue una excusa de cara al encuentro. Nuestros chicos llegaron concentrados y motivados, receta fundamental para competir y disfrutar del fútbol. Otra vez nos tocaba jugar a las 9, así que, como viene siendo habitual en los encuentros disputados a esta hora, los chicos se daban un “mojado de cara” literal antes de salir al calentamiento. Nuestras ideas estaban claras: colocación, intensidad y buen trato al balón. Y así comenzó el encuentro, con dominio de los amarillos frente al que el rival únicamente intentaba “achicar el agua” como podían.

 

Sin embargo, y a pesar de las numerosas ocasiones de las que dispusimos (dos balones a la madera y varios manos a manos contra el portero desaprovechados), llegamos al descanso con empate a 0. Al igual que en el partido de la semana pasada, el descanso nos sirvió para reafirmarnos en nuestros ideales, sabiendo que, mejorando la puntería, los goles llegarían al marcador. Y así fue, al comienzo de la segunda mitad, en un balón dividido en el área rival, Álex fue el más listo de todos y metió la puntera para introducir el esférico en la red. A pesar del 1-0 favorable, los amarillos buscaban el tanto de la tranquilidad, y en una magnífica jugada de estrategia de córner, Luis metió el interior de su pie para poner en balón en la mismísima escuadra. Posteriormente, y a pesar de que el rival no había realizado ningún disparo a puerta en todo el partido, a falta de 5 minutos, el Madrid Río “A” reducía distancias, estableciendo el 2-1 final.

 

En resumen, la falta de puntería casi nos cuesta un disgusto al final del partido; pero hay que quedarse con los aspectos positivos: 9 puntos de 9 posibles y poco a poco vamos consiguiendo lo que queremos ver de este equipo, solidez defensiva y valentía y desparpajo en ataque.

 

 

 

 

 

 

 

Tras la pasada jornada de descanso, nuestro alevín ‘B’ se enfrentó este fin de semana ante un buen equipo como es la E.M.F. Aluche ‘A’. El partido comenzó muy igualado, ningún equipo se hacía con el control del juego y las ocasiones se daban en las dos porterías. Pero tras un robo en nuestra salida de balón se adelantó el rival. Nuestros chicos no bajaron los brazos y siguieron ejecutando lo

 

realizado en los entrenamientos: salida de pelota en corto, presión arriba, etc. Y así se llegó al descanso.

 

 

La segunda parte del partido la podemos dividir en dos. En los primeros doce minutos, el rival nos achuchó, tanto es así que se adelantó rápidamente de nuevo, 0-2. Nuestro equipo pasó a una fase en la cual solo defendíamos, no llegábamos a portería rival y estábamos sufriendo. Pero hay que saber sufrir y nuestros chicos lo hicieron. En cambio, los últimos doce minutos del partido dimos la vuelta a la situación, nuestros chicos, a pesar del resultado adverso, siguieron intentando ir a por el partido. La lucha y las ganas estaban presentes, nos llevábamos todos los balones divididos y las ocasiones claras llegaban. Acortamos ventajas gracias a un gol de Erik de córner y fue en el último minuto cuando Mario empató el partido con un tiro desde fuera del área que asombró a todos los allí presentes y puso el 2-2 definitivo.

 

 

Empate con sabor a victoria, que nos da nuestro primer punto y que nos deja una clara lección: Hay que luchar hasta el final.

 

 

 

 

 

 

 

 

El sábado, los jugadores del benjamín empezamos el partido con muchas ganas. Defendíamos muy serios, bien colocados y atacábamos por banda como estamos trabajando estas semanas en los entrenamientos. A medida que pasaban los minutos nos descolocamos un poco y nos despistamos, pero supimos sobreponernos y aguantar las llegadas del rival, la Chimenea ‘B’. En un córner, un mal despeje nubló todo el trabajo y el esfuerzo de nuestros chicos poniendo el 1-0 final. Aprendamos del error y sigamos trabajando así, que vamos mejorando mucho y, por supuesto, a seguir divirtiéndonos.