Fútbol

 

El fútbol ha vuelto y ya todos nuestros equipos han vuelto a ponerse la zamarra amarilla. Queremos desde aquí lanzar los mejores deseos y la mejor de las suertes para este año 2018. La receta está clara: Compañerismo, compromiso y trabajo.

 

Las crisis se miden en función de la magnitud de los problemas y las posibilidades de solventarla; una crisis irresoluble no es crisis sino una realidad distinta a la que hay que adecuarse; y el verdadero problema es reconocer ese momento en el que la crisis se convierte en una nueva realidad. Los dos últimos partidos del aficionado ‘A’ solventados con derrota, y en los cuales los problemas fueron muy similares, no debería hacernos cuestionar el camino, quizá sí las formas, este fin de semana, ante el Buenavista Castilla, los nuestros perdieron 0-3. Los problemas son variopintos; mala circulación de pelota, desatención en los pequeños detalles, precipitación; desatender las indicaciones tácticas, dificultades para llegar a portería de una forma adecuada, escasa atención defensiva, pérdidas en la salida de la pelota o no saber contener las contras del rival; en resumen, hemos sido incapaces de ocultar al rival nuestras debilidades, más al contrario, se han agigantado, haciéndose tan patentes que incluso ha parecido debilidad lo que no es. Es evidente que no estamos atravesando un momento especialmente dulce, nuestro juego ha dejado de tener la frescura, claridad y buen trato a la pelota; para ser ansioso, enrevesado, plano, inane y tosco; lo que nos convierte en un equipo especialmente vulnerable. En esta coyuntura hay que acudir a lo que decía Antoine de Saint-Exupery, autor del Principito que “el hombre se descubre cuando se mide contra un obstáculo”; es en estos momentos de dificultad es cuando mas unidos, conscientes de nuestro verdadero valor, comprometidos con el camino, seguros del itinerario, dispuestos al trabajo y confiados en encontrar las respuestas a las incógnitas que los problemas que hemos detectado tenemos que estar. Ni siquiera hemos acabado la primera vuelta, por lo que ni hay que pecar de dramatismo, pero tampoco ser condescendientes con los problemas, un mal partido es un accidente, dos es un aviso.

 

 

Importantísima victoria  la nuestros chicos del aficionado ‘B’, no por lo que significó, que es mucho, sino por la forma de conseguirla… y es que la primera parte de los nuestros fue sencillamente brillante, dejamos atrás la desidia de los partidos contra los equipos de la parte baja, desidia que casi nos costó algún punto, y encaramos este partido con la ACTITUD que requería, se trabajó bien entre semana, se entendió el plan de cómo se debía jugar, en que zonas presionar y en qué momento hacerlo, todo ello sin caer en el nerviosismo de querer llegar a la portería directamente, no, debíamos distinguir entre la presión intensa y voraz, y la circulación pausada pero agresiva, y así fue, en esta primera parte se robaba fácil, se llegaba fácil, se circulaba bien, se llegaba bien, sólo la mala puntería nos hacía no ganar el partido claramente ya que erramos 4 o 5 clarísimas ocasiones de Gol, sobre el minuto 40 Luis hacía el 1-0, justo por lo ofrecido pero corto, así se llegó al descanso.

 

Tras el descanso se mantuvo la dinámica de la primera parte, control total del balón y llegadas que no concretábamos, pronto se quedó el rival, el Batán, con 10, lo que nos hacía tener mucho más el balón… pero en un arranque de juventud e inexperiencia propias de la edad Ferre acabó expulsado para igualar otra vez la contienda en jugadores, fueron los únicos momentos de duda, el rival se creció, más con corazón que cabeza y tuvo su única ocasión, a la que Luisma reaccionó espectacularmente, desde ese momento el rival ensució demasiado el partido, otros dos expulsados por su parte, nosotros que no cerrábamos el partido pero el buen hacer defensivo del equipo se vio recompensado con el pitido final y el definitivo 1-0, la alegría se desbordó, y lo que es más importante, la confianza en el equipo, en lo que estamos construyendo, y la convicción de que debemos hacerlo de este manera.

 

Agradecemos de corazón a todo el mundo que estaba en el grada, (compañeros del A, amigos, excompañeros, padres, madres, novias, hermanos y demás fieles seguidores del #somosamarillos ) ayudando y dando aliento a estos chicos que poco a poco se acercan a un imposible… y confiamos en que no sea el último día que la gente este ayudando, ya que estos chicos se lo merecen, la próxima jornada madrugamos para jugar a las 9 contra el Unión Manzanares, otro duro rival, que nos lo pondrá muy difícil.

 

 

Partido en el que nuestro cadete fue de menos a más, demostrando que, si creemos en nuestras virtudes y lo que hacemos, los resultados llegarán. Este fin de semana, ante el Parque Arganzuela ‘B’ no se pudieron conseguir los 3 puntos ya que el quipo empezó demasiado dubitativo, aunque, poco a poco, con la llegada de la confianza a nuestros jugadores, fueron cayendo ocasiones de nuestro lado.

 

Finalmente, no pudo ser y se perdió 1-2 ante un gran rival, el siguiente partido será mejor. ¡A seguir!